• síguenos
  • Youtube

Presentación

Si hay un campo donde se viven los cambios y evoluciones sociales con más profundidad es en la Educación. Sumergidos ya en pleno siglo XXI, la era de la información y de la tecnología, de la industria 4.0 y de la inteligencia artificial, la educación desde la edad más temprana sigue transformando vidas y generando cambios en todas las áreas. Pero la tecnología no puede reemplazar la labor educativa como tal; simplemente, la hace más eficaz ante las necesidades de la ciudadanía del siglo XXI. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de su organismo para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ha diseñado la Agenda de Educación Mundial, que pretende implementar hasta el año 2030, y en la cual se abordan temas como el acceso a la educación, la cobertura, las herramientas y su calidad en el mundo.

Antes, una revolución social solía desarrollarse a lo largo de varias generaciones, pero en el mundo actual cada generación se ve sometida a varios cambios, y el sistema educativo ha de preparar a los más jóvenes para saber adaptarse a esos cambios. Nadie cuenta con una receta definitiva ni con una fórmula mágica. Cada lugar, cada edad, cada circunstancia implica necesidades educativas que deben ser cubiertas de manera específica. No obstante, tal como establece ACNUR, sí pueden señalarse algunos rasgos que debería tener la educación del siglo XXI para que se convierta en un motor de desarrollo: debe ser flexible y lo más alejada posible de modelos rígidos, pues el mundo cambia constantemente y es preciso que los niños y los jóvenes se adapten a nuevos contextos y circunstancias. Nada es definitivo. Es necesario que promueva valores sociales como la igualdad, la justicia, la cooperación y la ayuda humanitaria, pues de esta forma se anima a los ciudadanos del mañana a ser motores de cambios estructurales y a tomar conciencia de las necesidades reales de su entorno. Debe insistir en el modelo de desarrollo sostenible como una meta a la que todos debemos contribuir. Los actos de las personas que en algunas décadas guíen los destinos del mundo no pueden obviar la sostenibilidad de la Tierra ni el cuidado de los recursos naturales.

Por tanto, desde el equipo del alcalde José Antonio Serrano creemos sin género de dudas en que la importancia de la educación actual radica en su capacidad para transmitir valores que nos ayuden a construir una sociedad más justa, igualitaria, dinámica y diversa, acudiendo a los diversos recursos tecnológicos que nos proporciona el mismo contexto. Es por ello que los programas formativos del Ayuntamiento de Murcia han de ir dirigidos a favorecer el diálogo, la empatía y el espíritu crítico entre los estudiantes de nuestro municipio. Durante este curso queremos hacer un especial hincapié en asuntos como la igualdad entre hombres y mujeres, la importancia de la Ciencia como motor de cambio y de mejora, en cómo contrarrestar la influencia de las pseudociencias o el fomento del europeísmo entre los murcianos y murcianas más jóvenes.

Atentamente,
Antonio Benito

Concejalía de Educación, Agenda Urbana y Gobierno Abierto

Antonio Benito Antonio Benito
Concejal de Educación, Agenda Urbana y Gobierno Abierto
Programas Educativos
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- .
Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600 Murcia Educadora.
Diseño y Desarrollo: Hacheté y XLI design+thinking para el Ayuntamiento de Murcia.